Seguro comercial, ¿por qué tener uno?